Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

jueves, 31 de agosto de 2017

Musiclicando Retro: Agustín Lara "El flaco de oro"


El Musiclicando Retro de este mes presta un homenaje a Ángel Agustín María Carlos Fausto Mariano Alfonso Rojas Canela del Sagrado Corazón de Jesús Lara y Aguirre del Pino, o simplemente Agustín Lara, “El flaco de oro” como también era conocido. El gran maestro, cantante, poeta, actor, director musical y pianista, que nació en octubre de 1897, en Tlacotalpán, Veracruz, México (Aunque hay algunos medios que afirman que Agustín nació en 1900). Un poco antes, en 1883, el cubano Pepe Sánchez ya había inventado el bolero, según Luis Morillo Vilches, un ritmo musical que formaría una parte importantísima de la trayectoria artística futura de Lara. 

En 1906, la familia de Agustín se trasladó a Ciudad de México y, por problemas familiares, tuvo que vivir con una tía suya, lo que le posibilitó conocer sus primeras notas musicales a través del armonio, entonces pasó a tener clases de música. Sin embargo, debido a las dificultades económicas tuvo que parar de estudiar. A los 12, Agustín empezó a trabajar como músico en clubes nocturnos pocos recomendables para la época. 

Este hecho, al parecer, le influiría a la hora de componer boleros como: “Aventurera”, “Pecadora”, “Te vendes” y “Una cualquiera”. Lo que contribuyó negativamente en su carrera, ante las costumbres de la sociedad de esta época. En 1929, Agustín se convirtió en un gran personaje de la música con su canción “Imposible”. Entonces, Lara se aprovechó de la aparición de la radio y la usó como un camino para llevar sus canciones hasta todos los rincones del país. 

Casa Museo de Agustín Lara
Acto seguido, la RCA lo invitó a formar parte de su grupo selecto de artistas. Según palabras del propio Lara: “A la radio le debo todo y estoy casado con un micrófono”. Su programa “La hora íntima de Agustín Lara” fue muy importante para difundir su propio valor artístico. Además de ser el protagonista principal del romanticismo mexicano, Agustín compuso por lo menos 500 canciones, entre las cuales “Granada”, sin duda, fue una de las más conocidas. “Solamente una vez” la compuso en homenaje a José Mojica, cuando estuvo en Buenos Aires (Argentina). Lara también abrió las puertas de su casa de Las Lomas a varios artistas y escritores, convirtiéndose esta en un centro de tertulias durante mucho tiempo.

Agustín Lara dedicó canciones a muchas ciudades españolas: Sevilla, Toledo, Murcia, Navarra, Valencia y Madrid. Hay relatos que cuentan que cuando Lara estuvo por primera vez en la capital de España se arrodilló, besó la tierra y dijo: “¡Hola Madre! ¿Cómo has estado?” Por esta razón, España siempre rindió homenajes a Lara. 


De manera que sus canciones se fueron eternizando en las voces de muchos tenores famosos en todo el mundo, como Plácido Domingo, José Carreras, Juan Diego Flores, Luis Mariano, Francisco Araiza, Luciano Pavarotti, Andrea Bocelli, Ramón Vargas, Fernando de La Mora, Mike Laure, Hugo Avendaño, José Mojica, Toña La Negra, Elvira Ríos, Los Panchos, La Internacional Sonora Siguaray, Javier Solís, La Sonora Santanera, Rodrigo de La Cadena, Alejandro Algara y Vicente Fernández. 

Sepulcro de A. Lara en México

Aunque su carrera estuvo siempre basada en las composiciones musicales, Agustín participó como actor y director musical en treinta películas y pasó un tiempo en Hollywood trabajando como musicalizador de películas, algo que a él no le gustaba mucho, porque eso cambiaba totalmente su rutina y, además, tenía que enfrentarse a la frialdad y a los caprichos de las personas, incluso, de las “divas”, que no le agradaban en absoluto. Por esta razón, acabó volviendo a México. 

En definitiva, Agustín Lara, a lo largo de sus 73 años de vida, dejó multitud de obras, entre ellas, operetas, valses, boleros, pasodobles, tangos y baladas, que hasta los días de hoy son interpretadas por los más diferentes cantantes de todo el mundo. No obstante, esas canciones nos parecen actuales, por lo que, sin duda, Lara es el principal nombre del romanticismo de todos los tiempos. 

Así que para que los mayores recuerden y los más jóvenes descubran a este gran maestro, seleccioné una de las participaciones de Lara en la película Tropicana, de 1956, cuando Lara demostró todo su talento insuperable, interpretando la canción “Señora tentación” ¡Espero que la disfrutéis!

Jorge Martins de Almeida


“Señora tentación”

Debo a la luna,
el encanto de tu fantasía.
A tu mirada,
el dolor y la melancolía.

Quiero decirte,
mi trivial canción.
Quiero cantarte,
Señora Tentación.

Señora Tentación
de frívolo mirar,
de boca deliciosa,
ansiosa de besar. 

Mujer hecha de miel
y rosas en botón.
Mujer encantadora,
Señora Tentación. 

Romántica mujer,
si fueras mi expiación,
quisiera tu sonrisa
ceniza de ilusión.

Quisiera el sortilegio
de tus verdes ojazos
y el nudo de tus brazos,
Señora Tentación. 



Fuentes consultadas:

4 comentarios:

  1. Esta es una canción increíble... ¡Lindísima! Gracias, Jorge.

    ResponderEliminar
  2. Hola Jorge, me gustó mucho tu trabajo. Al leer tu relato sobre la vida profesional de Lara, algo me dejó curiosa, así que fui tras más información. Y leí sobre lo que los últimos biógrafos del compositor descubrieron: "En una carta, Angelina narra que ella una vez le dijo: “Oye Agustín, deberías ser feliz”, y él le contestó: “yo no puedo ser feliz, porque cada vez que me levanto, voy al baño y me veo, observo está cicatriz en la cara que me ha hecho tan infeliz”. La marca fue hecha por una botella rota que una prostituta le aventó en un burdel, donde trabajaba en su juventud, pero, con el paso del tiempo se fue acostumbrando a su defecto, al grado de que llegó a pensar que sin esa cicatriz no hubiera logrado ser el compositor que fue. “Encontramos atrás de esta cicatriz a un hombre muy inseguro, con contrastes, que era al mismo tiempo malo, bueno, contento, desdichado y esto hacía que tuviera una personalidad muy rara." (2008).
    Excelente trabajo, compañero.

    ResponderEliminar
  3. Gracias...Atram, por sus sabias palavras, el gran maestro Agustin Lara, fue sin duda, el protagonista principal del romanticismo, pero tuvo algunos accidentes que marcaron su manera de ver las cosas del mundo. En esa época de oro del bolero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mafalda, por tu atención y cariño!! Con nosotros!!

      Eliminar