Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

martes, 22 de agosto de 2017

El secreto de las plantas, las piedras y los cristales XIV: ZARZAMORA y ESPINELA

Plantas...


Zarzamora (Rubus Fruticosus / Rosaceae)

Principales diferencias entre la mora de morera y la mora de zarzamora
Existe cierta confusión con el nombre común de las moras. Se llama mora indistintamente al fruto de la morera (árbol) y al fruto de la zarzamora (arbusto). No obstante, no tienen nada que ver el uno con el otro. Ni siquiera comparten el género que las describe. Las moreras son del género Morus, (Morus nigra L., Morus alba L.) entre otras; en cambio, la zarzamora pertenece al género (Rubus sp). Esta pequeña y deliciosa fruta, tiene más relación con la frambuesa que con la mora de morera, puesto que comparten género. Ya vimos en su día el cultivo de frambuesa (Rubus idaeus L.).

Un poquito sobre la mora (fruta)
La mora es el nombre que reciben diversos frutos comestibles de distintas especies botánicas. Se trata de frutas o bayas que, a pesar de proceder de especies vegetales diferentes, poseen aspecto similar y características comunes. En ocasiones, las distintas moras pueden ser confundidas e incluso obviadas, dado que al usar la palabra “mora” para hablar de dicha fruta, puede hacerse referencia, simplificando a dos tipos de bayas procedentes de dos géneros distintos de vegetales con rasgos fenotípicos muy dispares entre sí, el género Morus y el género Rubus. Ambos géneros dan moras, pero no son la misma fruta, unas vienen de unos árboles comúnmente llamados moreras y morales (que son del género Morus), y las otras provienen de unas plantas sarmentosas y espinosas llamadas zarzas (que son del género Rubus).

No obstante, la diferenciación es en realidad aún mayor, dado que dentro de ambos géneros hay un importante número de especies distintas. En total existen más de 300 especies de moras diferentes. La comercialización de estas bayas ha propiciado la creación de diversas hibridaciones que no existen en la naturaleza.

Sobre la Zarzamora. La planta
La zarzamora es un arbusto que forma tallos de hasta 4m que acaban arrastrándose por el suelo y que están llenos de espinas. Las flores, rosadas o blancas, tienen cinco pétalos y forman unas bayas que, en realidad, son la agrupación de muchos pequeños frutos negros.

La zarzamora pertenece a la familia de las rosáceas y su nombre científico es Rubus fruticosus. Los tallos de la zarzamora crecen erectos al principio, aunque se van tumbando y al final se arrastran sobre el suelo. Son angulosos y con fuertes espinas. Las hojas son caducas y alternas y están compuestas por unos 3-7 folíolos ovalados o elípticos, que presentan el borde dentado.

Las flores aparecen solitarias o agrupadas en racimos. La planta florece entre junio y agosto en España, pero esto varía según las condiciones climáticas. El fruto está formado por la unión de numerosos frutos pequeños y redondos, cada uno con su propia semilla. Al principio son verdes, luego rojas y en la maduración se vuelven casi negras y muy jugosas. La zarzamora tiene largas raíces que crecen a poca profundidad y de la que surgen nuevos brotes con facilidad. Estos brotes se pueden aislar y plantar por separado para obtener nuevas plantas.

Su composición y el fruto
La zarzamora es una planta silvestre de la que se aprovechan sus frutos, unas bayas pequeñas de color negro brillante formadas por la unión de numerosos frutos pequeños que contienen cada uno una semilla; esta constituye una fruta muy aromática y algo ácida. Se consumen crudas, aunque también se emplean en la elaboración de compotas, macedonias, tartas, etc. Son ricas en vitaminas y minerales. Además, aportan fibra y contienen pocas calorías.


Esta es una especie conocida desde muy antiguo y a la que se le atribuyen muchos efectos curativos. Se consumen crudas, solas o acompañadas de helado, yogur o nata. También se emplean en la elaboración de macedonias, compotas, tartas, vinos y aguardiente, entre otras cosas.

Alimentación y nutrición
La zarzamora aporta mucha fibra y pocas calorías, al ser pobre en proteínas y grasas, se pueden usar sus frutos, sus hojas y los brotes tiernos. Es destacable su riqueza en vitaminas, sobre todo la A y C, así como su alto contenido en potasio, lo que la hace diurética. Asimismo aporta diversas sustancias que tienen efectos anticancerígenos y combate también diversas afecciones como la diabetes, las anginas o las úlceras.

Tipos de moras
Morus: morales o moreras
Morus alba (mora de la morera o mora blanca)
Morus nigra (mora del moral o mora negra)
Morus rubra (mora «roja»)
Rubus: zarzas
Rubus caesius (zarza pajarera)
Rubus chamaemorus (mora de los pantanos)
Rubus fruticosus (zarzamora)
Rubus glaucus (mora andina o mora de Castilla)
Rubus spectabilis (mora naranja)
Rubus ulmifolius (zarzamora o murra)

Híbridos
R. ursinus × idaeus (boysenberry)
Rubus loganobaccus (loganberry)
Rubus ursinus cv. Young (youngberry)

Ahora… ¡A disfrutar de todas estas variedades deliciosas!

Dama de Castro

Fuentes:
http://www.agromatica.es/cultivo-de-la-zarzamora/


Piedras... 




Espinela


A lo largo de la Historia, el brillo rojo de la espinela ha creado una gran confusión, provocando que mucha gente haya confundido esta increíble piedra con el rubí. La espinela natural es una piedra preciosa que no es muy conocida en el mundo de la joyería comercial, pero que se ha convertido en el gran favorito para los distribuidores y coleccionistas de gemas preciosas. Se podría decir, incluso, que la espinela es solo para los conocedores de piedras preciosas. 

La espinela es un aluminato de magnesio, coloreado por cromo y hierro. Es bastante dura (8 en la escala de Mohs) y se forma como un cristal cúbico, como un diamante. La espinela se produce en cristales octaédricos y posee una completa ausencia de escisión (a diferencia del diamante). Debido a la dispersión excelente, la espinela puede poseer fuego vivo y la intensidad de color es parcial, debido al hecho de que no tiene casi refracción. La mayoría de las piedras preciosas son doblemente refractivas, de modo que tan solo el diamante, la espinela y el granate son individualmente refractivos. 

Rubí (central) de la corona del "Príncipe Negro" 
Los rubíes más famosos del mundo son, en realidad, espinelas. Por ejemplo, el rubí de Eduardo de Inglaterra, Príncipe de Gales, que fue conocido como "El Príncipe Negro" (de 170 quilates), en los tiempos de la Corona Imperial Británica, o también el rubí de Timor (de 352 quilates) han sido autentificados como espinelas por algunos reconocidos gemólogos. 

Sea como fuere, el origen de esta confusión está no solo en los parecidos de color, sino también en la proximidad de sus depósitos. Birmania, que identificó la variedad en 1587, fue el primer país que consideró la espinela como una piedra preciosa diferenciada. Por aquel entonces, otros países todavía la llamaban “Rubí de Balas”. En la isla de Sri Lanka y en Rusia se hallan piedras excepcionales. Sin embargo, muchas de las mejores espinelas que existen en la actualidad se extraen en Birmania. 

Las espinelas presentan muchas variedades de color, pero son los colores llamados “calientes”, como el rojo, el naranja y el rosa vibrante, los más caros. Las excepcionales piedras de color azul (también conocidas como espinelas de cobalto y semejantes a los zafiros de calidad) han sido descubiertas en Sri Lanka y alcanzan precios muy altos. A veces se encuentran espinelas grandes, cuyo tamaño puede ser superior a 5 quilates; no obstante, en los días de hoy, la mayoría de las piedras que llegan al mercado tienen un peso inferior a 5 quilates. 

Al tener una dureza de 8 en la escala de Moh y no presentar escisiones, la espinela es ideal para los engastes de joyería. Al apreciar el valor de la espinela, la intensidad del color es la consideración más importante. La piedra preciosa debe tener un color intenso, sin ningún tono secundario marrón. La claridad es también un factor importante para la valoración. Las espinelas claras a la vista son muy valoradas. 

La talla es muy importante, por lo que las piedras bien talladas pueden resultar espectaculares. Dado que tienen un índice de refracción elevado, el brillo de una espinela bien tallada es impresionante.


Asociación: La espinela es relativamente frecuente en rocas metamórficas ricas en aluminio y relativamente pobres en sílice, en rocas metamórficas carbonatadas (skarn) y en rocas metamórficas formadas a partir de sedimentos arcillosos ricos en hierro. También en granulitas.

Dama de Castro

Fuentes:
https://kaiajoyasuruguay.blogspot.com.br
http://www.publiboda.com/espinela/index.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario