Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

domingo, 1 de mayo de 2016

Los baciyelmos: El de Cervantes y el de los alumnos de C2


En una de sus aventuras, don Quijote avistó a un caballero a lomos de un caballo y que traía algo muy brillante en la cabeza. Lo que creyó ver don Quijote era un yelmo, o más específicamente, el yelmo del rey moro Mambrino que, según leyendas antiguas, era un yelmo de oro (de apariencia semejante a un "casco" con poderes mágicos) que hacía a su dueño invencible. Sancho Panza, escudero de don Quijote, incrédulo, no veía más que a un hombre sobre un asno y que portaba una bacía de barbero. Por casualidad llovía y, quizás, el hombre no quería más que tapar su sombrero, que debía de ser nuevo, para protegerlo del agua, como así reza en el Quijote: "Y quiso la suerte que al tiempo que venía comenzó a llover, y porque no se le manchase el sombrero, que debía de ser nuevo, se puso la bacía sobre la cabeza, y, como estaba limpia, desde media legua relumbraba" (QI, Cap. XXI). 

Don Quijote vería algo así...
En una clase de nuestro grupo de C2, mientras discutíamos acerca del baciyelmo cervantino y de sus orígenes, se nos ocurrió la idea de crear nuestro propio baciyelmo, para que estuviera disponible para los visitantes durante las actividades del 23 de abril, día del IV centenario de la muerte de Cervantes.














La bacía de barbero es un recipiente que se asemeja a un sombrero, pero que tiene una abertura semicircular en el borde, para que allí se encaje el cuello (y más antiguamente el brazo o la pierna) del cliente que, o bien iba a ser afeitado o bien iba a ser sangrado. Hay unas hechas de latón, otras de loza y la nuestra es ¡de cartón y poliestireno expandido!




En realidad, estas bacías no solo se usaban al principio para los servicios de barbería, sino también para hacer sangrías a un enfermo – en aquel entonces, siglos XVI y XVII (época de Cervantes) las actividades de barbero y cirujano estaban relacionadas. Y cómo el padre de Cervantes fue cirujano, se supone que el escritor conocía con detalle este instrumento de trabajo, así que es muy posible que de esa experiencia de la infancia obtuviera la genial idea de inserirlo en la historia de don Quijote, entre otras cosas, para que fuera un objeto de pelea entre la percepción romantizada de don Quijote, acerca del mundo a su alrededor, y la visión realista que tenía su buen escudero de las cosas.

El caballero andante logró, muy pronto y con facilidad, tomar "el yelmo" del pobre barbero, que se echó a correr de tanto miedo cuando apenas lo vio cabalgar en su dirección con lanza en mano. Algunos capítulos después, cuando se reencontraron por casualidad, el barbero acusó a don Quijote y a Sancho de ladrones y les pidió que se la devolvieran (la bacía), de donde se retomó la pelea sobre la real esencia del objeto –yelmo o bacía... 

Baciyelmo del Grupo de C2 de español

Fue en ese momento cuando la creatividad y el espíritu apaciguador de Sancho surgió con el neologismo: baciyelmo, como una forma de amenizar la discusión y así dar término a la misma entre su amo y el barbero.

Roberto Feola Lopes da Silva

2 comentarios:

  1. ¡¡Qué bien lo hemos pasado con ese baciyelmo que Beto ha elaborado!!
    Muchísimas gracias...

    ResponderEliminar