Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

viernes, 9 de octubre de 2015

María Dueñas: Más allá de la profesora y de la escritora

Queridos lectores: 

¿Sabéis aquellas cosas en la vida que jamás habéis imaginado que os fuesen a pasar, incluso si alguien os lo hubiese contado antes de que fuesen a ocurrir...? Pues, esto fue exactamente lo que pasó conmigo: Entrevisté a María Dueñas, sin ser filóloga, profesora de literatura,... ¡¡¡Ni tampoco periodista!!! Increíble, ¿no? 

¡¡¡Y qué mágico fue todo el desafío de investigar su vida, un poco de su trabajo y de sus obras para, al final, crear las preguntas para nuestro encuentro!!! Todo empezó con la tarea que mi profesora de español, Marta, nos dio a mí y a mis compañeros de clase del curso de C2, con el objetivo de que entrevistásemos a alguien cuya lengua materna fuera el español... 

¡¡¡¡No!!!! Tengo que deciros la verdad. En realidad, todo ha comenzado cuando, por casualidad, he visto la portada de El tiempo entre costuras, en una librería en São Paulo. Me acuerdo de haber leído el nombre de la escritora: María Dueñas... Fijé la portada en mi mente, pero muy apurada con mis lecturas para la maestría pensé: “No tienes tiempo para otro tipo de lectura, si no es de Derecho... ¡¡¡No lo cojas!!!” Y algunos meses después, más precisamente, en mi cumpleaños, una querida amiga me regaló el libro de la portada azul, de aquella escritora que, hasta entonces, no había conocido aún.  Me quedé contenta con mi nuevo amigo, del cual pronto me enamoré... El ápice de la pasión vino con la serie sobre el mismo libro con una de mis actrices españolas favoritas – Adriana Ugarte (que he conocido en la novela ¡¡¡¡La señora!!!!). 

Explicada como surgió mi admiración por la entrevistada, que de forma fantástica enaltece nuestra columna de “Grandes entrevistas” en el Blog Correveidile, hace falta tan solo contaros cómo esta inusitada idea se ha vuelto realidad. Consciente de la tarea que tendría que cumplir, quería hacer algo distinto e interesante para los seguidores del blog. Fue cuando leí el correo del Instituto Cervantes sobre la llegada de María Dueñas a Brasil para divulgar su último libro – La Templanza. Compartí la idea con Marta –quién además de enseñarme español, entre otras cosas, también me enseña a creer en mis ideas y a confiar en mi capacidad. A ella le encantó el proyecto y me facilitó el encuentro con esta escritora espectacular. Sin embargo, hasta el momento justo de su llegada al Instituto Cervantes, no sabía si María estaría de acuerdo con la entrevista. Arreglado, más o menos, todo el procedimiento para abordarla, el nerviosismo propio de entrevistar a alguien de la monta de Dueñas, además de hacer algo que no era mi oficio y en una lengua que no era mi idioma materno, me dejó por supuesto muy ansiosa. Pero el resultado ¡¡valió más que la pena!! 

He superado mis límites e incluso tuve la oportunidad de conocer, durante algunos minutos, más que a una escritora a una mujer increíble, muy humana, nada deslumbrada por la fama mundial que ha conquistado y, eso sí, mucho más interesada en seguir disfrutando de la magia de la Literatura. Esta experiencia única, la comparto con vosotros a continuación: 



Pregunta: Bueno María, quería empezar preguntándole ¿por qué cree que sus novelas, en especial El Tiempo entre Costuras y Misión Olvido, han tenido un éxito tan grande en países tan distintos?

Respuesta: Pues mira, yo no tengo una fórmula. Pero lo que sí tengo es lo que me cuentan los lectores y ellos me hablan de tres factores, sobre todo.Bueno de muchos, pero podemos sintetizarlos en tres. Por un lado, la acción, la agilidad, el dinamismo de la acción; que pasen cosas, que haya sorpresas, que haya puertas que se abren donde nadie las espera; que haya cambios de rumbos en la narración. Eso les hace que se enganchen a la lectura, que quieran constantemente saber más... "¿Qué va a pasar?, ¿qué viene ahora?, ¿qué va suceder?". Otro es que desarrollen una gran empatía con los personajes. Yo intento hacer personajes muy humanos, que no sean meras siluetas blancas o negras, que sean personajes, pues, como son los seres humanos, con nuestras glorias y nuestras miserias, con nuestros lados más luminosos y nuestros lados más oscuros, personajes que sufren y a veces rocen de felicidad, y a veces caen y se levantan, luchan, que se fracturan, que tienen familias, es decir, no son héroes como en algunas novelas, que aparecen solos volando como pájaros solitarios sino que son o, por lo menos yo intento, que sean personajes todo lo carnales que pueda conseguir. Entonces, es verdad que esa empatía que desarrollan los lectores con los personajes también es un punto favorable para que se sientan atraídos por mis libros. Y en tercer lugar también me hablan de que les resultan seductores los escenarios. En El tiempo entre costuras fue Marruecos, en tiempos del Protectorado, el Madrid de la preguerra y la posguerra. En Misión Olvido fue California, el Camino real que hicieron los misioneros españoles, en el siglo XVIII y principios del XIX, y después el Madrid de los años 50, en esa España del Franquismo, un poco oscura, un poco… ¡no!, bastante reprimida, pero a la vez capaz de enamorar a muchos extranjeros que la vivieron en primera persona. Y ahora con La Templanza, vuelvo a tener los escenarios que les están resultando muy atractivos a los lectores. Empezamos en México, pasamos por la Habana y terminamos en Jerez, en el sur de España, con todo el comercio bodeguero, el vino, las viñas...

Entonces, esos tres elementos, sintetizando: una acción, una narración ágil, dinámica; unos personajes creíbles y veraces, y con los que pueden desarrollar empatía, y unos escenarios seductores es lo que los lectores me dicen que les atrapa de mis libro, pero es lo que ellos dicen, ¡eh! Yo no lo sé, yo no tengo una receta.

P: En una cierta ocasión, usted ha declarado que mientras escribe, vive en una burbuja y, bueno, yo quería saber cómo es su proceso creativo personal, como escritora, es decir, ¿Qué llega primero, la historia como un todo o mientras escribe la historia se va construyendo?

R: No, mira, en las tres novelas me ha pasado lo mismo. No ha sido la historia lo primero, han sido los escenarios. En El Tiempo entre Costuras yo quería recuperar aquel Marruecos del Protectorado, porque es el sitio donde nació y vivió mi madre, y yo siempre tuve esas referencias en casa mientras crecí, entonces quería trabajar sobre ese terreno. En Misión Olvido, la segunda novela, fue el Camino real californiano. Yo lo visité, lo conocí y me pareció interesantísimo y era consciente de que en la narrativa española contemporánea apenas se había tratado, entonces empecé por ahí, por querer recuperar ese universo. Y ahora, en La Templanza, aunque Jerez sea el último de los escenarios, primero México, La Habana –como dije- y terminamos en Jerez, y en mi intención Jerez era al principio de todo, el mundo bodeguero, el comercio con el Exterior, y con Gran Bretaña en particular, las grandes familias bodegueras. Eso era adonde yo quería ir, y cómo era aquel micromundo. Eso era lo que yo quería hacer. Entonces, en el proceso creativo de las tres novelas primero ha sido el escenario, el territorio y, a partir de ahí, he empezado a documentarme, he empezado a hacer “pesquisas” –he aprendido esa palabra hoy en Brasil–; investigación documentación y, entonces, conociendo todo lo que hay alrededor, han sido como me han surgido las historias y entonces así ya he empezado a escribir.

P: ¿Ha tenido usted dificultad para publicar su primer libro?

R: Pues la verdad es que tuve mucha suerte y todavía eran tiempos pre-crisis. Entonces, quizá todo era un poquito más fácil – pre-crisis española – y no, fue relativamente rápido… Lo que yo hice fue contactar con una agencia literaria primero, con la agencia literaria de Antonia Kerrigan y allí decidieron representarme y no tardó mucho, fue cuestión de unos meses, conseguir una editorial... Pero, reconozco que fui muy afortunada, que no es siempre tan rápido. 

P: Según su experiencia como docente, ¿cuál ha sido el aprendizaje más valioso que ha dejado en sus alumnos hasta hoy? 

R: ¡Ayyyy, no lo sé!… Eso lo tendrían que responder ellos –y se ríe tímidamente-pero, yo siempre he intentado con mis alumnos que estimularan su curiosidad intelectual, que quisieran saber más, que no se conformaran con simplemente lo que podían aprender dentro del aula, ¿no? Que fueran a más, que si tratábamos un tema, el que fuera, ellos por su cuenta quisieran más; que abrieran los ojos al mundo y no quedaran reducidos a las cuatro paredes del aula y a los 50 minutos de clase; que tuvieran esa inquietud propia. Intenté estimulárselo a lo largo de muchos años. Creo que con algunos lo conseguí, con otros, pues, no lo sé todavía, pero creo que sí. 

P: María, además de profesora y escritora ¿qué es lo que María Dueñas, la mujer, desea aún conquistar en su vida? 

R: Pues, yo quieroooo…, no expandirme más y, de hecho, he tenido como invitaciones para hacer otras cosas, meterme en otros mundos y no quiero desviarme mucho, pero sí quiero seguir avanzando en lo que hago; sí quiero seguir ganando lectores; sí quiero seguir ganando países de acogida de mis novelas y sí quiero vivir una vida, digamos, organizada y equilibrada, intentando, pues, que todo lo profesional, que es muy satisfactorio, no lastre mi vida personal, mi vida familiar, mi vida real de todos los días; intentando también que todo el éxito de las novelas tampoco me convierta en un personaje público, banal, pues también quiero evitar eso, y ahí voy, haciendo como vamos todos, haciendo equilibrio en la cuerda floja, para mantenerlo todo en orden. 

P: Y para terminar, ¿qué le gustaría decir a los lectores del “Blog Correveidile” para que se animen a leer La Templanza que hoy viene presentar al Instituto Cervantes de São Paulo?

R: Bueno, es que es un poco difícil decírselo porque yo solamente puedo decir cosas buenas de mis libros, o solo debo decir cosas buenas de mis libros. No, yo les animo a que lean La Templanza porque es una historia muy envolvente, les va a entretener mucho, les va a seducir como historia de ficción, y querrán saber más sobre los personajes, querrán saber más sobre las vidas personales de Mauro Larrea y de Soledad Montalvo  y de toda la gente que hay a su alrededor, pero, además, es un libro que, yo he sido profesora mucho tiempo y al final tengo siempre una vis pedagógica, ¿no? que, conscientemente o inconscientemente, dejo ahí.

Y para estudiantes de español, como son los estudiantes del Instituto Cervantes, que os interesa la lengua, pero os interesa también la cultura, la Historia, ahí hay mucho, hay tres países de lengua española muy distintos, en momentos diferentes de su Historia. Tenemos el México recién independizado, de tiempos de Benito Juárez, convulso, pero apasionante. Tenemos La Habana, en esa Cuba que todavía es parte del viejo Imperio español, la última gran colonia que le quedaba a España en aquel tiempo, y después tenemos el sur de España, Jerez, que tiene todo aquel vino legendario, con el comercio con Inglaterra, con el comercio con otros países. Entonces, yo creo que los lectores que estén interesados en aprender sobre el mundo de habla española, incluso es enriquecedor en las diferentes formas de hablar, que yo también lo reflejo; la historia de los distintos países, las distintas culturas, los cruces de culturas… porque es un español que migra a América y, después, regresa a España convertido en lo que llamamos un “indiano” en España. Los españoles que retornaron en tiempos coloniales y postcoloniales, entonces, yo creo que van a aprender mucho. Además de entretenerse y además de ser una lectura muy dinámica y muy absorbente, va a ser también una lección de cultura del mundo de habla española, de Historia del mundo de habla española; una pequeña lección, pero creo que puede ser interesante. 


Bueno, pues así han transcurrido los diez minutos de mi corta, pero inolvidable entrevista con María Dueñas, una de las escritoras más conocidas de España en la actualidad. Me sentí en las nubes, feliz por la oportunidad que la vida me había dado, agradecida a Marta, por creer siempre en mi capacidad de superar nuevos límites y, en especial, muy agradecida a la propia María Dueñas que, de forma tan honesta y sincera, me concedió a mí –una simple estudiante de español– el honor de ser el instrumento de divulgación de su trabajo y, por encima de todo, de su modo de mirar la vida al exponer su lado humano de manera tan generosa en esta entrevista… ¡Espero que la hayáis podido disfrutar tanto como  yo! 


Rafaela Caldeira


8 comentarios:

  1. ¡Enhorabuena Rafaela! La entrevista está simplemente estupenda.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Cris, por el incentivo!! Besotes!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Rafaela una entrevista inolvidable!

    ResponderEliminar
  4. ¡Excelente, Rafa! ¡Una entrevista encantadora y delicada!

    ResponderEliminar
  5. Muchas Gracias por los mensajes, compañeros queridos de clase!!!

    ResponderEliminar
  6. Qué entrevista buenísima! Tuve la oportunidad de verla y me quedé muy feliz! =)

    ResponderEliminar
  7. Aquellos que tuvimos el privilegio de estar presentes ese día, guardamos en el corazón el excepcional acercamiento a esta magistral escritora, cuyo trabajo fue realizado por Rafaela (siempre tan elegante y delicada), y a su vez la cercanía que María Dueñas brindó a todos los presentes.
    Grandeza, simplicidad y humanidad son mis palabras llave para este trabajo laborioso.
    Gracias, Rafaela, por invitarnos siempre a soñar con más...

    ResponderEliminar
  8. Hoy por la tarde, tomé un té con María Dueñas y fue con mucha alegría que ella se acordó de su estancia en Brasil, en especial con los alumnos del Instituto Cervantes! Desde España, ella os saluda y quiere daros gracias por la oportunidad!!
    Pizpireta, qué palabras!! Gracias a ti por tu comentario!

    ResponderEliminar